El ave misteriosa del manglar



EL AVE MISTERIOSA DEL MANGLAR


Por: Eder Peña – Biólogo | @Supereder

Aclarado un misterio: No hay pingüinos en Paraguaná, lo que sí existe es un ave poco conocida, poco investigada y muy amenazada que se ha convertido en un reto para investigadores del estado Falcón, se trata de la Polla de Wetmore (Rallus wetmorei).




No solo es un reto para el geógrafo Francisco Contreras y la ambientóloga Vanessa Salas, esta especie descrita por primera vez en 1940 por Zimmer y Phelps es un reto para nuestra soberanía vital, porque es endémica del eje norte costero de Venezuela, principalmente en algunas lagunas salobres y manglares de los estados Aragua, Carabobo y Falcón.

Es en el mencionado eje donde se desarrolla la mayor actividad económica del país, la Costa Oriental de Falcón es una de las zonas donde sobreviven algunas parejas, únicamente en el Parque Nacional Morrocoy y el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare.

La Polla de Wetmore forma parte de las 7 especies de la familia Rallidae presentes en Morrocoy, su tamaño oscila entre los 24 y 27 cm, presenta dos “morphos”, uno marrón claro y otro oscuro. 
Poco se sabe sobre su ecología, biología o densidad poblacional, el poco conocimiento sobre sus ciclos reproductivos, conducta, distribución y cantidad de individuos impide desarrollar programas de conservación más efectivos. Si no se sabe cómo se reproduce en su lugar natural no se puede contrarrestar lo que impide que sobreviva.

Lo que sí se sabe es que su refugio y actividad reproductiva radican en el manglar, con mayor preferencia para la anidación en el Mangle Negro (Avicennia germinans) y que se alimenta de pequeños crustáceos y larvas.

El ecosistema manglar es una franja de transición entre la vida terrestre y la marina, protege la línea costera y su crecimiento en humedales costeros depende de equilibrios entre el agua proveniente del mar, y el agua dulce procedente de ríos, lluvia o agua subterránea. Otros equilibrios otros como las interacciones entre fauna terrestre y marina y entre los aportes de nutrientes los convierten en uno de los ecosistemas de mayor productividad del mundo.

Francisco y Vanessa son miembros de la organización Veo Aves Falcón, cuya tarea es aportar a la conservación de estos vertebrados, están vinculados a la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda, han identificado a más de 40 individuos en todo el Parque Nacional Morrocoy y un único posible corredor biológico entre la zona continental y los cayos.

La mayor cantidad de individuos registrados se localizan en el sector Punta Brava del Parque Nacional, área vulnerable a afectaciones por su conexión, acceso al público y diferentes actividades comerciales.
Cuentan que hoteleros, posaderos, restaurantes, lancheros, entre otros, identifican a la misteriosa ave como Polla Costeña y relacionan sus características morfológicas con las de la Polla de Mangle (Rallus longirostri), también presente en la zona.

Es claro que son muchos los aspectos que amenazan la supervivencia de estas poblaciones y que conservarlas depende de que la dinámica natural de sus hábitats sea afectada lo menos posible. Mientras crece el turismo que busca el “relax” en la naturaleza es mucho lo que se pierde del espacio donde viven esta y otras especies.

Dice el poeta larense Carlos Angulo en su poema “Decisión, vivir”:

Entre el descuido pocas
veces visto y tiempo hace,
dos aves, a dos voces,
frente a frente,
complementan entre
corcheas su canto:
Ojalá no venga el hombre todavía.

No sobramos en donde viven las aves, lo que falta es acercarnos a estos espacios de vida con el corazón descalzo y sin armaduras, al desahogar en ellos la presión de nuestras ciudades se atropellan misterios como el de estas aves. También falta que nuestras situaciones críticas y nuestras necesidades productivas nos acerquen a esa vida sin mancharla.

El Instituto Nacional de Parques (Inparques) y Veo Aves Falcón se han aliado para investigar, abordando más del 80% de las zonas que califican como refugio de la Polla de Wetmore. Esos héroes silentes que son los guardaparques se forman para vigilar y controlar las zonas más vulnerables y se necesita que comunidades, escuelas, visitantes y empresas turísticas la conozcan, promuevan el interés por el misterio y la curiosidad por conocer nuestra tierra de gracia.

Es posible que en el misterio residan los equilibrios que hacen abrir las alas del corazón como la vida misma.
Para consultas o comentarios nos puedes escribir al correo electrónico [email protected] y con mucho gusto te responderé a la brevedad posible. Síguenos a través de la cuenta twitter: @supereder y si te gustó la columna de hoy difúndela entre tus contactos, amigos o conocidos. Si quieres recibir en tu celular ésta y otras informaciones, descarga la aplicación Telegram, busca nuestro Canal: RDN Digital y dale click a +Unirme o PRESIONA la imagen a continuación.


Participa en nuestra encuesta que se presenta a continuación y déjanos un comentario al final de este espacio, para nosotros es importante saber tu opinión, de esta manera nos ayudarás a escribir mejores columnas y artículos para ti.



Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario