Valió la pena la LVBP

VALIÓ LA PENA LA LVBP





Luego de concluida la liga local y la Serie del Caribe podemos hacer un balance de nuestra pelota. Una serie de situaciones, extra deportivas además, llevaron al límite la Liga Venezolana de Béisbol Profesional poniendo en jaque nuestro pasatiempo y deporte nacional. 



Las difíciles relaciones entre Estados Unidos y Venezuela desde hace veinte años, terminaron por ahorcar la industria del bate y la pelota.


Todo inicia con la suspensión de Barquisimeto como sede de la serie caribeña en 2019, por las continuas y elevadas protestas acaecidas en nuestro territorio por disputas políticas. En esa ocasión, la confederación del Caribe retiró la sede no solo por las reyertas, sino también por la crisis en materia turística que incluía la falta de vuelos y servicios hoteleros al nivel requerido, en un año que no se encontraban alimentos esenciales.

Para zafra 2019-20 las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos empeoró, hecho que llevó a la oficina administrativa norteamericana a bloquear a Venezuela para poder realizar negociaciones con empresas de ese país. Este hecho fue trascendental, porque tal medida, ponía en jaque a jugadores y técnicos con nexos a las Grandes Ligas y su circuito de ligas menores a evitar sanciones con la OFAC y declinaron participar en la liga venezolana que además recibía patrocinio del estado. Desde ese momento la debacle.

Fue necesario hacer cambios, varios equipos ya habían anunciado managers y algunos jugadores importados; todo esto tuvo que reinventarse que hasta la dirigencia de la LVBP renunció. Nuevos nombres llegaron, de la mano de Giuseppe Palmisano quién luchó incansablemente junto a si equipo el levantamiento de la sanción.

Hubo que posponer el calendario a casi un mes después, viajes y reuniones de la liga para gestionar el levantamiento de la sanción, pero esto no era tan rápido que hubo que replantear la fecha de inauguración para el 5 de noviembre.




INCERTIDUMBRE


Ya era conocida la situación, los eruditos y apocalípticos deportivos, afirmando que la liga no debería iniciar bajo la consigna "no estamos para eso". Yo pregunto: ¿Por qué nadie pide que pare el fútbol? ¿Para eso sí estamos? Peor para el baloncesto que está parado hace más de un año. (No salió como liga si no como Copa LPB)

Propios y extraños apostaron al fracaso, afirmando que sería una "caimanera" y que nadie lo vería. En cierto modo había algo de real en eso, no tanto en el terreno, mas si en la apatía de la afición. En efecto los estadios recibieron en promedio el primer mes unos 4.000 fanáticos, unos recintos que en general reciben más de 15.000. Pero al pasar los juegos la gente se fue enchufando a la euforia del pasatiempo nacional; esto mostró mejoría al conocer que la directiva de la liga había conseguido una licencia para hacer una excepción y levantar parcialmente el veto a la liga.

AVE FÉNIX


Casi de inmediato el público empezó a seguir el torneo, no masivamente como en otrora pero sin duda estaba entrando el último mes en promedio 7.000 personas, motivado a la inclusión de jugadores del sistema de Grandes Ligas en los rosters.

El repunte se dió en la semana final del torneo, teniendo un exitoso mes de enero (para como se empezó), que revitalizó al fanático que dos meses atrás llamaba al hecatombe.

Al final, los equipos más estables terminaron venciendo y avanzando en las series para llegar a la final, excepto el caso Romero y en caso Osuna, la liga se jugó muy bien para como inició.

Se vivió una emocionante final entre Caribes y Cardenales, dónde sobró el buen béisbol y el entusiasmo del fanático fue la bujía. Luego de terminar la campaña los mismos fanáticos apocalípticos declararon que nuestra representación iba a "pasar pena" pues se metió en la final y es subcampeón del Caribe... ¿Hubiese podido afirmar usted esto en noviembre? Difícilmente.

Lo importante de toda esta coyuntura, temporada atípica, caimanera... O como le quieran llamar, es innegable que fue un éxito desde el punto de vista deportivo, que el fanáticos debe entender qué él es libre decidir si ve tal o más cuál liga pero que parar no ayuda a nadie; jugarla demostró que aún hay ganas de hacer cosas buenas por este país que además es el sustento de muchas familias.

Felicitaciones a Cardenales de Lara, digno representante de Venezuela en La Serie del Caribe.

Para consultas o comentarios nos puedes escribir al correo electrónico [email protected] y con mucho gusto te responderé a la brevedad posible. Síguenos a través de la cuenta twitter: @Nota_Deportiva y si te gustó la columna de hoy difúndela entre tus contactos, amigos o conocidos. Si quieres recibir en tu celular ésta y otras informaciones, descarga la aplicación Telegram y dale click a +Unirme.



Participa en nuestra encuesta que se presenta a continuación y déjanos un comentario al final de este espacio, para nosotros es importante saber tu opinión, de esta manera nos ayudarás a escribir mejores columnas y artículos para ti.









Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cargando...