Año nuevo, ¿Economía nueva?

AÑO NUEVO, ¿ECONOMÍA NUEVA?






“Todas las grandes construcciones teóricas que ustedes han podido escuchar, creo que, en este momento, están por detrás de las prácticas”
H. Zemelman

INTRODUCCIÓN
Feliz año nuevo para todos mis lectores. Y aunque las perspectivas económicas parecieran decir lo contrario, espero que este año traiga mejores condiciones sociales para desarrollarnos como país. Comenzaré este año como terminé el anterior, aseverando que no creo en las predicciones económicas, puesto que las variables sociales cambian demasiado y en muy poco tiempo.


Economía Venezolana 2019


Un solo ejemplo bastará: una parte del país apuesta a que la presión internacional sobre el gobierno provocará su derrocamiento el próximo 10 de enero y otra parte está de lo más tranquila esperando el amanecer del 11 de enero. Si los segundos tienen razón, las predicciones siguen su rumbo negativo, pero si los primeros tienen fuerza política para el cambio, entonces los parámetros económicos pueden girar hacia un peor escenario.



La antigua costumbre de despedir la noche del 31 de diciembre el año viejo y recibir con una fiesta el año nuevo, crea en nuestra sociedad la sensación de que a partir de ese día todo cambia, todo es nuevo. Pero nada más alejado de la realidad. Los procesos históricos no se detienen y no cambian en una noche de farra. Y por lo tanto, los comportamientos socio económicos tampoco.


Al gigantesco consumo inducido de la semana del 24 al 31 de diciembre de cada año, sigue un ratón de inacción en todos los sentidos que frena todo desarrollo por al menos una semana, normalmente hasta dos. La economía se mueve al ritmo que el consumo le marca, pero en este país de renta petrolera, en algunos casos esa ley del capitalismo moderno no se cumple. En el 2002 el parque industrial y comercial de nuestro país tomó la decisión política de no producir nada económicamente para tumbar un gobierno, con el cual no estaba de acuerdo en la manera de repartir la renta petrolera y estos años pareciera que son continuidad de esa política privada de comportamiento económico.



No tengo la más mínima duda de que todos nuestros problemas han sido generados por un enfrentamiento entre dos grupos de poder, al menos dos se ven, para ver quién es el que se queda con la legalidad y legitimidad de repartir a su gusto la renta que en moneda extranjera que produce PDVSA. Ningún modelo económico que se aplique en los exteriores ha funcionado en los últimos 50 años. Lo único cierto es: vendemos petróleo y a buen precio, nuestra economía crece. Dejamos de vender o baja el precio, nuestra economía se hunde. Esta es la ley de la economía venezolana y no hay otra.

De hecho al bajar estrepitosamente el valor del barril de petróleo, comenzó a verse cómo la economía y su producción caían a estadísticos del año 2012 pero con 8 millones de venezolanos más. Hay economistas que colocan el tamaño de nuestra economía a la par de Costa Rica, país con poco más de 3 millones de habitantes. De hecho el total de dólares y moneda extranjera cotizado en el DICOM el año pasado equivale a dos días de importaciones a precios del 2017, se perdieron los dólares para importar bienes y servicios para el país por 363 días. Debemos más bien agradecer a Dios los que estamos vivos a pesar de esto.

Ante este panorama tan negativo con el que cerramos el 2018, ¿qué podemos esperar este 2019? En primer lugar, no podremos salir de esta situación si los grupos de poder que se encuentran en guerra en este momento no se ponen de acuerdo para dejar de soñar con la destrucción del otro y así poder manejar a su antojo la renta que la producción petrolera produce.



En segundo lugar, nosotros como pueblo nos hemos acostumbrado a elegir el grupo de poder que administre la renta, pero esto no es suficiente en este momento para sacar al país del foso en que lo hemos metido. Para esto es necesario, utilizar el elemento protagónico del estado de derecho que la constitución nos propone y esto no depende del gobierno sino de la calle, del vecino, de la organización popular, algo de lo que adolecemos y en mucho.

Finalmente no podremos organizarnos como pueblo protagonista si en nuestra calle, edificio o localidad vemos al que piensa distinto como un enemigo o en el mejor de los casos como un adversario. Debemos tolerar para poder dialogar con las personas que piensan diferente a nosotros, sólo de esta manera podremos tener la mínima base dialogal que permita la organización.

¿Esto cambiará el rumbo económico del país? La economía es una ciencia social, no exacta. Los cambios sociales implican cambios económicos, Mc Donald's tuvo que irse de La Paz, Bolivia, porque los bolivianos no comen hamburguesas. Una razón social llevó a una consecuencia económica.

Que tengamos un 2019 lleno de ideas populares para producir y organizar nuestra economía. Por eso siempre lo he dicho, demasiado importante la economía para dejársela sólo a los grupos de poder y a sus ricachones cómplices.

Para consultas o comentarios nos puedes escribir al correo electrónico [email protected] y con mucho gusto te responderé a la brevedad posible. Participa en nuestra encuesta que se presenta a continuación y déjanos un comentario al final de este espacio, para nosotros es importante saber tu opinión, de esta manera nos ayudarás a escribir mejores columnas y artículos para ti.

Hasta la próxima






Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cargando...