Lunes | 06/08/2018






Leer más!

Nacimiento | 06AGO




Leer más!

Fallecimiento | 06AGO




Leer más!

Otra Economía | N° 6


EL VIAJE DE VICTORIA

“El descubrimiento de leyes generales en el campo de la economía se hace difícil por el hecho de que los fenómenos económicos observados se ven a menudo influidos por muchos factores que difícilmente pueden evaluarse de manera separada.”
A. Einstein

INTRODUCCIÓN
Llegan las vacaciones y con ella la eterna pregunta: ¿Qué hacemos con nuestros niños, niñas y adolescentes? Y vienen una cantidad de respuestas que deben ser evaluadas por la familia. Unas propuestas vienen del mercado: escuelitas reforzadoras, cursos de preparación, campamentos, viajes organizados por empresas, todas estas con una gran cantidad de dinero para invertir. Otras vienen desde la familia in extenso, “enviamos a la menor con la tía Leonor y al mayor lo inscribimos en la escuela de fútbol del barrio”. Pero, realmente ¿es posible vacacionar hoy en nuestro país? ¿Podemos movilizar nuestros sueños por hacer pasar a nuestros niños, niñas y adolescentes unas vacaciones diferentes? La situación económica pareciera decir, nanai nanai. Por eso digo, parafraseando a Churchill la economía es una cosa muy seria para dejarla sólo en manos de los economistas.



Ella es la mayor de cuatro hermanos, todos residentes de uno de los barrios más grandes de mi ciudad natal. Va a estudiar 5to grado de primaria el año entrante, y su abuela, una asalariada venezolana, trabajadora de la empresa petrolera, ha decidido regalarle la oportunidad de conocer el litoral central de nuestro hermoso Estado Vargas, desde dónde su bisabuela emigró en búsqueda de una mejor vida hace bastante más de cincuenta años. Por supuesto que la oferta de la abuela de Victoria resulta salvadora para la situación familiar, puesto que se imaginarán ustedes los malabares que deben hacer sus padres para criar estos cuatro muchachos, con la situación país que tenemos.



La abuela de Victoria se comunica con sus familiares de Vargas y cuadran todo para ser recibidas la tercera semana de julio. Ella, al ver la imposibilidad de viajar desde nuestra ciudad natal hacia Caracas, no hay líneas de autobuses que salgan directo, se cobra el pasaje en efectivo y en cifras de seis dígitos, sólo por mencionar dos pequeños factores, pide ayuda a este columnista, quien se encuentra en la capital del estado, para que averigüe el modus operandi del viaje desde el terminal de Maracaibo. Una primera visita al terminal me presenta un panorama no muy alentador, se los describo tal y como lo hice con la abuela de Victoria: La línea más chic, esa que llega al este de la capital y que tiene terminal privado allá y aquí, cobra electrónicamente dos millones ochocientos mil bolívares por cada pasaje y su tasa de uso del terminal es de quinientos bolívares, en efectivo.

Total tres millones trescientos mil bolívares. Dos líneas en el terminal cobran un millón seiscientos mil Bs por pasaje pero una de ellas solo le acepta transferencia a los diez primeros pasajeros, luego los demás deben pagar en efectivo, esto es un cumplimiento de reglas, es decir Cumplo y Miento.

La otra si acepta 100% en transferencia, pero debe ser del mismo banco y sólo tienes la mañana para llegar con la transferencia impresa y así tendrás derecho a tu pasaje. Entregada la información, mi colega abuela prepara todo para viajar el sábado 21 de julio pasado. Llegamos al terminal antes de las 7:00 am y luego de esperar dos horas en la cola de las dos líneas nos informan: que el bus de la línea de los diez primeros puestos, ya vendió esos diez puestos así que tendrás que comprar el pasaje en efectivo. La segunda línea anuncia que su autobús llegó de la capital con cierta falla que amerita reparaciones, así que no podrán ofrecer el servicio hasta el lunes, pero que han habilitado otra unidad a la cual le venderán los boletos en la tarde pero en efectivo.



Ya en una columna anterior expliqué que en el mercado de las Pulgas, apenas a cuatro cuadras del terminal, se puede comprar efectivo, pero a mi abuelita le hubiera costado de cuatro a cinco veces más la cantidad necesaria para obtener el efectivo que pedían estas ¿empresas? privadas del transporte público. Un contacto que teníamos en el terminal privado de la línea más chic nos informa que logró obtener el número 39 en el orden de llegada, recuerden que los autobuses tienen al menos 45 puestos y sin embargo no estuvo ni cerca de comprar un pasaje, por lo que entendemos que para comprar en esa línea, hay que pasar la noche en las afueras de su terminal privado. Mi colega abuela tiene que enfrentar a su nieta y decirle que es imposible viajar en estas circunstancias. 

La frustración de la niña fue muy evidente, por lo cual nos dispusimos a organizarle un tour por el centro de la capital del estado. Un cepillao en el parque de La Vereda (180.000 Bs. En efectivo), para ver de cerca al lago y de lejos al Puente, un almuerzo con su comida predilecta (9.000.000 Bs), una película de estreno en un cine (9.000.000 Bs), con su consabido combo de cotufas y demás (10.000.000 Bs), una compra de regalos para ella y sus hermanitos en una tienda por departamentos (80.000.000 Bs), transporte (5.000.000 Bs) y una carrera con un casi anciano de 58 años que terminó lesionado, fue toda la inversión que tuvo que hacer la abuela de Victoria para librar el rostro de su nieta de la frustración económica de no existir una respuesta de la empresa privada al transporte público, esto último no tiene precio. 

Ahora que pensándolo bien, los gastos realizados por la abuela, también movilizan la economía y ponen circulante en el crecimiento de nuestro país.



Hay otras maneras de vacacionar, definitivamente, y como consecuencia, otra forma de construir la economía. Me pueden enviar sus comentarios y críticas a la dirección de correo electrónico: [email protected] y con gusto les responderé.

Hasta la próxima semana.





Leer más!

ABC Financiero | N° 189


EL TEMOR AL ALZA DE LA GASOLINA

Recordando al pasado, todo comenzó en los años 1989, con la serie de fuertes protestas y disturbios conocido como el “Caracazo”, donde el ex Presidente Carlos Andrés Pérez quiso imponer a través de un programa de ajustes y de medidas económicas, financieras y fiscales, promovido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que se le llamó "Paquete Económico", también conocido como "El Gran Viraje", concebido para generar cambios sustanciales en la economía del país dentro del modelo neoliberal.



Una de las principales medidas anunciadas fue el aumento anual en el mercado nacional, durante 3 años, de los precios de productos derivados del petróleo, con un primer aumento promedio del 100% en el precio de la gasolina.



A partir de ese gran marcado acontecimiento, el tema del incremento del combustible se convirtió en un tema delicado y diría que con temor, tanto para el gobierno de Hugo Chávez como de Nicolás Maduro.

No fue hasta el año 2016, donde Maduro no le quedó de otra que autorizar el primer aumento en 20 años, de entre 1.328% y 6.566%, pero el valor siguió siendo más representativo que ajustado al costo real de producción. En otras palabras, con un dólar se pueden comprar 3,5 millones de litros de gasolina, equivalentes al mercado paralelo. Y la frase más común referente, es “más caro comprar un litro de agua que de gasolina”.

Ahora bien, el pasado domingo 29 de julio, Maduro anunció, por segunda vez en su mandato, que revisará los precios de gasolina para ajustarlos a la nueva reconversión monetaria que iniciará el próximo 20 de agosto de este año. Y es ahí donde todos tuvimos el mismo pensamiento, un incremento solapado de la gasolina.

Para el diputado y miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, José Guerra señaló en su columna de cada domingo que “el designado por Chávez para dirigir al país, se le ha ocurrido la ingeniosa idea de dispensar la gasolina según el Carnet de la Patria, instrumento tecnológico para la sumisión política. Se ha podido conocer que piensa el gobierno establecer dos precios para el combustible según se tenga o no se tenga el carnet. Si hay un precio altamente subsidiado para el combustible vendido con el carnet y otro precio elevado para quienes no tengan el carnet, el escenario más probable va ser que quienes obtengan la gasolina subsidiada van a comprar en exceso ese bien para revenderla en un mercado negro de la gasolina que con toda seguridad va a surgir, como resultado de esa forma de control de precios”.



Lo cierto, que aunque el consumo de gasolina en el país bajó, entre otros, por la salida de circulación de 90% del transporte público ante la falta de repuestos (según gremios), un doble precio del combustible va a traer por un lado corrupción, por el otro, mas incrementos de precios, que con la hiperinflación que tenemos de más de ocho meses, terminará de darle el “knockout” a la economía del país; no estoy opinando que no debería incrementar el valor de la gasolina, porque tanto subsidio iba a traer sus consecuencias tarde o temprano, sino que siguen sin establecer medidas coherentes para erradicar la hiperinflación que padecemos los venezolanos.

La reconversión monetaria del próximo 20 de agosto, indiscutiblemente traerá más consecuencias que soluciones, otra medida que buscar maquillar los errores del pasado, las malas decisiones de los gobernantes, y somos los venezolanos que seguimos aguantando contra las cuerdas tal semejante paliza a nuestros bolsillos.



Pueden enviar sus comentarios a nuestra cuenta de correo electrónico: [email protected] o seguir nuestros comentarios y avances por twitter a través de la cuenta:@rdn_economia.





Leer más!

Todos los Martes


Leer más!

Todos los Días


Leer más!
Cargando...