Lunes | 09/07/2018


Leer más!

Efemérides | 09JUL

Leer más!

Nacimiento | 09JUL



Leer más!

Fallecimiento | 09JUL

Leer más!

ABC Financiero | N° 185


VACACIONES 2018

Ya estamos nuevamente en épocas de vacaciones de julio y agosto de 2018, sin embargo, esos momentos donde la familia se tomaba unas semanas para distraerse, disfrutar y dispersarse por ejemplo en la Isla de Margarita, Mérida o La Gran Sabana, han quedado en nuestros bellos recuerdos. Principalmente, porque en la actualidad estamos padeciendo la peor crisis económica del país: ¡Hiperinflación! Y viajar ya no es prioridad.



Pero, para quienes si deciden tomar su merecido descanso, se hace muy necesario unos cambios en nuestros hábitos de viaje, a fin de cuidar de la mejor manera nuestros bolsillos, ya que la temporada de verano es un fiel reflejo de muchos gastos. Debemos tomarnos un break recorrer nuestro hermoso país, con selvas, desierto, montañas, andes y playas, es por ello que les he traído los siguientes consejos para salir de vacaciones sin generar tantos dolores de cabeza, a saber:



1. Construir un presupuesto financiero, creo que lo consideraré siempre el primer paso en cada tema financiero, porque sin un adecuado presupuesto, no tenemos una guía clara y podemos caer en el error de no tomar en cuenta el dinero disponible real para las vacaciones y mucho menos tener un control sobre los gastos a realizar. Así evitaremos gastar más de lo que ganamos y no regresar de vacaciones con mayores preocupaciones ¡Así que toma un lápiz, una hoja de papel y una calculadora y hacer tu presupuesto!

2. Después que tenemos el presupuesto, hay que informarse con antelación cuánto se va a gastar en comidas, traslados, diversión, entradas, hospedaje, entre otros. Lo importante de hacerlo con tiempo, es que puedes buscar ofertas o rebajas en los paquetes turísticos, boletos u hospedaje. Por ejemplo, en muchos lugares turísticos hay días en que la entrada es gratuita y así ya sabrás cuál es el mejor día para conocerlo.

3. Abastecerse primero, si vamos en un modo ahorro, podemos ubicar el supermercado que esté más cerca de donde te estés quedando y surtirte para comidas y cenas. Compra snacks y bebidas que puedas cargar durante el día. Compra donde lo hacen los habitantes del lugar de destino. Uno de los gastos más fuertes cuando ya estás en el lugar suele ser la alimentación y con esto puedes reducir el gasto a la mitad. 



4. Usar transporte público, evita usar taxi lo más que puedas, a menos que vayas a usarlo entre muchas personas. Si no, es buen momento para que aprendas a moverte en camiones y metros, te vas a divertir muchísimo y seguro encontrarás a otros viajeros que estén haciendo lo mismo que tú.

5. Disfruta de lo gratis, aparte de los sitios en los que se paga, cada lugar tiene mucha oferta gratis para disfrutar, desde el paseo a los monumentos o algunos espectáculos. La mayoría de museos y monumentos tienen un día de entrada gratuita. Lo mejor es acudir a los sitios de turismo oficiales y enterarse de todo lo que podemos encontrar gratis durante nuestra estancia. 

Espero que estos tips para ahorrar en vacaciones sean de provecho para ti y para tu bolsillo. Eso sí, después me cuentas como te fue en tus vacaciones, y como dice mi compañera de turismo: “Recuerden dejar todo mejor de cómo lo consiguieron, los habitantes de los sitios turísticos se lo agradecerán”.



Pueden enviar sus comentarios a nuestra cuenta de correo electrónico: [email protected] o seguir nuestros comentarios y avances por twitter a través de la cuenta:@RDN_Economia





Leer más!

La Otra Economía | N° 2


LOS QUESOS DE RAQUEL

“Rechazar esta intervención de los mercados transforma al mercado (y el capital) en ser supremo frente al ser humano y, por tanto, en un fetiche (un Dios falso).”
F. Hinkelammert

Ella es larense, pertenece a esa generación de adultos de los setenta que viviendo en zona rural, en los límites de Lara con Trujillo, pudo estudiar y graduarse con grandes esfuerzos familiares, en una estratégica profesión que con el tiempo la ha llevado a ser parte de la principal empresa petrolera del país.



Hay una característica en ella que quiero resaltar, para leer entre líneas una conclusión del presente artículo, nunca dejó de ser una mujer del campo, se crió entre queseras, potreros y sembradíos y esto, lo ha demostrado con su vida, fue y sigue siendo su fortaleza económica más grande.



Mientras trabaja en la empresa petrolera, visita todas las semanas el pueblo que le vio nacer y pronto hace suyo el sueño de convertirnos en productores del loco de Chávez, con todo mi respeto lo de loco. Introduce un proyecto de crianza de animales, el cual incluye la compra de una pequeña cantidad de hectáreas de tierras, allí mismo donde vive su familia aún, y se lo aprueban.

A la alegría sigue el duro golpe de la realidad, la falta de alimento y medicinas atenta contra la crianza de bovinos. El fulano apoyo gubernamental llega a cuenta gotas o no llega. Y el crédito inicial se convierte en casi la única ayuda que de parte de la revolución ella recibe. Cambia una parte del ganado a ganado lechero y es entonces cuando el milagro ocurre.

“Si del cielo te caen limones aprende a ser limonadas” cantaba Rubén, la venta de la leche se pone igual de difícil que la de bovino para la matanza por casi la misma razón: el transporte, la zona donde Raquel se crió está muy alejada de las buenas carreteras en las que el capital rueda en veinticuatro o treinta y seis ruedas.



Si en vez de transportar leche, la cuajamos y transportamos queso, el volumen a transportar se reduce y mucho. Comenzó con tres a seis baldes de queso de unos cinco kilos cada uno. Los bajaba en su vehículo personal desde el campo hasta su casa, hora y media de camino, pero cerca de un centro urbano en la Costa Oriental del Lago. El queso voló en las primeras de cambio, ¿cuestión de mercado o de precio? Interesante tema para discutir, no tengo espacio.

Los pequeños productores vecinos, técnicamente llamados así, al ver la regularidad con que ella bajaba su pequeña producción le ofrecieron en venta la de ellos y entonces el peso a transportar todas las semanas se multiplicó por diez, obligando a realizar no un viaje semanal sino dos.

Hoy en día hay un vehículo en reconstrucción para asegurar el transporte de los pequeños productores, una cava cuarto de enfriamiento en construcción, una larga lista de clientes, la mayor parte detallistas y una hija del campo venezolano que con tres hijos a cuestas va a celebrar el día del padre al pueblo que la vio nacer entre queseras, potreros y sembradíos.



Gracias Raquel, por creer en ti y en tu familia como productores y dueños y señores de su propia alimentación. Por saltarte también unas quince leyes, sanitarias fiscales comerciales y de transporte de alimentos, que el Estado, cualquier Estado, coloca para evitar que nosotros produzcamos al mismo nivel que las grandes corporaciones del circuito de enfriamiento de nuestro país. Por poner tu producción en mi mesa, al servicio de tus vecinos más próximos y no entregarla totalmente a los grandes mayoristas del queso, otra mafia para estudiar en el estado Zulia, donde indudablemente te hubieran pagado un poco más por tu queso y habrías salido rápido del producto, pero ¿hubieras ganado más? Y gracias por no dejar tus raíces de mujer del campo, trabajadora y madre algo que los econometristas no miden como valor agregado a la producción de alimentos.

Hasta la próxima semana, las críticas y comentarios las pueden enviar al correo electrónico: [email protected]





Leer más!

Todos los Martes


Leer más!

Todos los Días


Leer más!
Cargando...