Miércoles | 04/07/2018






Leer más!

Efemérides | 04JUL

Leer más!

Nacimiento | 04JUL


Leer más!

Fallecimiento | 04JUL


Leer más!

Larga Vida | N° 132


OTRO PODEROSO ALIADO: EL AJO

Seguimos en la onda de la medicina casera para tratar algunas afecciones cotidianas con plantas, flores, ramitas y afines. Hoy le dedicaré este espacio al ajo, mi gran consentido y aliado en la cocina.



Hace unos días publiqué en mis redes sociales personales que si en determinada oportunidad decidía tatuarme algo relacionado a la gastronomía, optaría por un ajo, y es que su aroma y el gusto que le da a las preparaciones es tan exquisito que lo han convertido en un impelable en mi lista de compras.



Ahora bien, el ajo no solo es lo máximo para condimentar tus alimentos, sino que también aporta grandes beneficios para la salud como mejoras en la circulación del flujo sanguíneo, evitando que las arterias se tapen. Para esto se recomienda la ingesta de un dientecito en ayunas.

Igualmente el ajo es buenísimo por su efecto antibiótico pues hace más fuerte al sistema inmunológico además que permite sanar infecciones leves. También es recomendado para los problemas en el hígado por su alto contenido en vitaminas A, B y C.

Y hablando de sus vitaminas y minerales, expertos aseguran que el ajo también es buenísimo para combatir la anemia por sus niveles de hierro. Es recomendado de igual manera para controlar los niveles de colesterol en la sangre.

El poder bactericida del ajo en el conducto intestinal es selectivo frente a las bacterias patógenas, respentando la flora intestinal, es decir, a diferencia de los antibióticos conocidos, el AJO NO DESTRUYE la flora intestinal, mas bien la regula.



Su uso está muy indicado:

• En todos los tipos de diarreas, gastroenteritis y colitis.
En las salmonelosis que son infecciones intestinales causadas por alimentos en mal estado.
• En la disbacteriosis intestinal, que es alteración en el equilibrio microbiano del intestino, provocada por el uso de otros antibióticos.
• En las dispepsias fermentativas, causantes de flatulencias en el colon.
• En las infecciones urinarias, cistitis y pielonefritis, casi siempre causadas por el escherichia coli.
• En diversas infecciones bronquiales, pues al eliminarse el disulfuro de alilo por vía respiratoira, actúa directamente sobre la mucosa bronquial. Ademas es expectorante y antiasmático.

El uso del ajo en dosis elevadas, especialmente crudo o en extractos, está desaconsejado en caso de hemorragia, ya sea de causa traumática, heridas, accidentes o menstrual, reglas abundantes.

Debido a su acción fluidificante de la sangre, las dosis altas de ajo pueden prolongar las hemorragias y dificultar los procesos de coagulación.

No se recomienda el empleo continuado de grandes dosis de ajo durante el embarazo.

El motivo por el cual no se recomienda consumir ajo antes de una operación es porque es fluidificante de la sangre y se puede correr el riesgo de prolongación de hemorragias debido a que los componentes del ajo pueden evitar la coagulación de la sangre esto si se consume en buena cantidad.

Como ven, el ajo es un aliado infalible para la buena salud, sin embargo es súper importante que consultemos a nuestro médico de cabecera antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento alternativo para evitar que los efectos sean totalmente contrarios a los que buscamos obtener.



Recuerden participar en la encuesta que encontrarán más abajo para así saber qué les pareció el tema de esta semana. Igualmente si tienen algún aporte o comentario, pueden escribirme a mi correo electrónico: [email protected].

Les deseo una feliz semana y ¡Larga vida!





Leer más!

Todos los Jueves


Leer más!

Todos los Días


Leer más!
Cargando...