Domingo | 27/05/2018


Leer más!

Efemérides | 27MAY


Leer más!

Nacimiento | 27MAY



Leer más!

Fallecimiento | 27MAY

Leer más!

Positiva-Mente | N° 30


CONVIVIR CON UN FAMILIAR DEPRESIVO

Según datos revelados recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) los casos de trastornos depresivos y de ansiedad han aumentado en los últimos diez años.



La depresión es la enfermedad que más contribuye a la discapacidad en el mundo y es la primera causa entre las muertes por suicidio, agrega la fuente.



Muchas personas toman este tipo de trastorno muy ligeramente confundiéndolo muchas veces con los cambios de ánimo que podemos experimentar por distintas situaciones en nuestras vidas, por esta razón esta enfermedad pierde importancia que realmente tiene, la desinformación de su complejidad es un factor muy influyente en los datos revelados por la OMS. 

Convivir con una persona deprimida, es una situación muy estresante, si no se gestiona de manera correcta, al final, acaba pasando factura a quien lo padece y a los familiares, Para cualquier  persona que convive y cuida a alguien que tiene un proceso depresivo (hijo/a, pareja, padre/madre, hermano/a etc…) lo más importante, en todo momento, es conseguir ayudar y acompañar a la persona a salir de su depresión sin dejarse influir por el constante desánimo y desesperanza que le muestra el familiar cuidado. 

Es muy claro que no es tarea fácil, sin embargo, te dejare unos consejos de gran utilidad para llevar una mejor convivencia.

Entender el problema: Debes informarte acerca de esta enfermedad, buscar suficiente información que te ayude a comprender y asimilar el alcance de esta enfermedad.

Observa que pensamientos te invaden: Suele ser muy frustrante algunos comportamientos de estas personas, es de importancia que controles tus emociones y pensamientos. De ti depende el poder que este comportamiento tome en determinadas situaciones.

Refuerza cada pequeño avance: Cada conducta incompatible con la depresión, por pequeña que sea (sonrisa, tomar la iniciativa de hacer algo, alguna tarea domestica, etc.), debe ser recompensada por ti, para poder mantenerla y que aumente su emisión en el futuro.



Retirada de atención: Atender a un familiar que sufre de depresión no es sinónimo de entregar tu vida entera incluyendo tu estabilidad emocional. Retirada a tiempo antes de enfermar tu  también es punto clave para ayudar y evitar afectaciones a nuestra persona. 

Evita los sermones: Intentar que estas personas entiendan, canalicen y cambien su actitud por si solos con sermones o charlas constantemente puede resultar contraproducente. Mucho control mental y de la palabra logramos mejores respuestas.

Trátalo con naturalidad: No lo trates como un enfermo o un loco, ni te obsesiones con como lo estará pasando, o que puedes hacer tú para ayudarle. Lo mejor, es que te vea de manera relajada y espontánea.

Riesgo de suicidio: Si el profesional te indica que existe riesgo de suicidio, créetelo. No mires a otro lado, o no le des importancia. Se trata de “eliminar la posibilidad”. En algunos casos, bastará con controlar, que la persona realice sus pautas terapéuticas y tome su medicación, en otros más graves, esta persona no podrá quedarse sola. 



Déjame conocer tu comentarios, dudas o sugerencias de temas, puedes escribirme al correo electrónico: [email protected], también puedes seguir nuestra columna en Instagram: @PositivaMente_RDN y suscribirte a nuestro Canal en Telegram: t.me/PositivaMente_RDN.






Leer más!

Todos los Lunes


Leer más!

Todos los Días


Leer más!
Cargando...