Lunes | 14/05/2018






Leer más!

Efemérides | 14MAY


Leer más!

Nacimiento | 14MAY


Leer más!

Fallecimiento | 14MAY




Leer más!

ABC Financiero | N° 177


LAS REMESAS EN VENEZUELA

Primeramente, definiéndolas son ayudas o ganancias que los emigrantes envían a su país de origen, normalmente a sus familiares. 


Como beneficios encontramos que las remesas, en un país con una libre venta de divisas a un tipo de cambio de mercado normal, la oferta de dólares aumenta gracias a las remesas existentes y la economía se beneficia de una fuente de ingresos, ya que esta ayuda pasan a formar parte de los recursos con que cuenta un país para realizar importaciones, estabilizar el tipo de cambio o incrementar sus reservas internacionales.



José Guerra, exgerente de investigaciones económicas del Banco Central y miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, explica que “es un ingreso de divisas muy ventajoso porque el país que lo recibe no tiene que endeudarse para obtenerlo y es una fuente de estabilidad para el mercado cambiario”. También puede suceder que el banco central compre parte de los dólares que ingresan por las remesas para cancelar deuda externa o fortalecer las reservas internacionales, algo que también resulta beneficioso para los países.

PERO, ¿QUÉ PASÓ CON LAS REMESAS EN VENEZUELA?

Una historia ya muy conocida, desde el 2003 hay control de cambio y las personas jurídicas y naturales no pueden comprar legalmente todos los dólares que quisieran. El mecanismo permitido, para la compra de montos regulados, es el Dicom y consiste en subastas semanales que realiza el Banco Central de Venezuela (BCV). Sin embargo, en lo que va de año el Dicom solo ha vendido USD 9,9 millones, cifra que no satisface la demanda. Por consiguiente, trae como consecuencias que el precio en el mercado paralelo sea muy superior al precio de las divisas del Dicom.

Para el superintendente de bancos, Antonio Morales señala que si las personas que envían dólares desde el exterior a sus familiares en Venezuela “lo hacen a través de los mecanismos establecidos en las casas de cambio no hay ningún problema, lo que pasa es que estaban utilizando la tasa de cambio que no está permitida, que es el dólar ilegal”.



Pero debido a esta hiperinflación que padecemos los que todavía estamos en el país, es difícil pretender que las cantidades de dinero que llegan desde el exterior se cambien dentro del territorio nacional a tasas fijadas por el Estado, y a través de los canales que el Gobierno determine, es burlarse de los que envían y de los que reciben, porque el Dicom no refleja el precio real de las divisas en el país. La diferencia de precios entre la tasa oficial y la tasa paralela es muy amplia. 

De acuerdo con un estudio de la firma Datos al cierre de enero de este año 14% de los venezolanos mayores de 18 años (alrededor de tres millones de personas) contestó afirmativamente a la pregunta de si le han enviado dinero desde el extranjero y la mitad de éstos señaló que lo recibe una vez al mes. Estas remesas a un precio real, podrían entrar en la economía del país y ayudar a incrementar por ejemplo las reservas internacionales.

Lo cierto es que, por una sana economía las remesas deberían preservarse y promoverse como en todos los países. Prohibirlas o reprimirlas atenta contra la estabilidad económica de las familias y amigos que se quedaron en Venezuela.



Pueden enviar sus comentarios a nuestra cuenta de correo electrónico: [email protected] o seguir nuestros comentarios y avances por twitter a través de la cuenta:@rdn_economia





Leer más!

Todos los Martes


Leer más!

Todos los Días


Leer más!
Cargando...