Martes | 20/02/2018







Leer más!

Efemérides | 20FEB



Leer más!

Nacimiento | 20FEB





Leer más!

Ecología | Vida Verde


Leer más!

Los Cuentos de Encarnación | N° 148


EL RETIRO

La gente está molesta, estresada y el nivel de irritabilidad en general de la población es como para volverse loco. No voy a hablar de las razones que pudiéramos tener, por muy válidas que sean, para estar así; pero me niego rotundamente a permitir que lo malo o lo terrible nos arranque la esperanza de una vida feliz.



Por eso quiero contarles una de mis estrategias para combatir lo negativo de afuera: El Retiro. No, no es lo que ustedes piensan, no se trata de irse y dejarlo todo por unos días, se trata de una calle... o un sector... no sé qué tan grande es pero está en Caracas, en la Parroquia San José.




La primera vez que pasé por allí venía del trabajo y tomé un autobús grande, blanco y azul, que llaman "el recoge locos" (no me pregunten por qué). Cuando el transporte perfiló por esa calle, en seguida me llamó la atención una casa que tenía un letrero que decía "Farmacia El Ángel", la vivienda parecía como colonial, pero yo sé que no es tan vieja. Ésa casa hizo que comenzara a fijarme en las demás, todas más o menos con la misma distribución, unas más acomodaditas que otras pero todas hermosas.

La segunda vez me fijé en unos carteles de madera que decían "familia", "respeto", "paz"... palabras motivantes e inspiradoras pintadas en colores y que estaban guindados en varias de las casas. Mi sonrisa fue inmediata.





En los siguientes viajes seguía descubriendo cosas: la calle siempre está bastante limpia, en una casa se promueven competencias de carruchas (carros construidos por niños y sus representantes), ventas de golosinas, una licorería (justo frente a la farmacia), también hay una guardería... Generalmente hay poca gente circulando, pero nunca está sola... Siempre hay alguien asomado por alguna ventana.

La verdad es una calle hermosa, no es lujosa, es sencillamente bonita. Me encanta esa calle. Una vez la caminé con una amiga y no pude evitar preguntarle: "¿No te parece genial esta calle?". Ella me miró como si estuviera loca y me tomó del brazo para caminar más rápido.




Cuando estoy en la calle, en el BusCaracas, el metro o apretujada en una camionetica... y especialmente cuando se dispara una de estas conversas llenas de desesperanza, me voy a El Retiro, la recorro en mi cabeza, leo esas palabras motivantes e inspiradoras, me imagino las casas, las ventas de golosinas... y vuelvo a sonreír agradecida de que existe en esta ciudad un espacio real y cotidiano al que puedo escaparme para respirar profundo otra vez.

Seguro ustedes tienen un lugar así en su cabeza, cuéntenme a través de [email protected] o por @LosCuentosdeE.

¡Hasta el próximo cuento!




Leer más!

Todos los Miércoles


Leer más!

Todos los Días


Leer más!
Cargando...