Larga Vida | N° 142


SALUD MENTAL:

TAN IMPORTANTE COMO LA SALUD FÍSICA





Suele pasar que por cuidar tan religiosamente de nuestra salud física, hacemos caso omiso a los procesos mentales, obviando incluso el hecho de que en la vida todo se trata de un perfecto y constante equilibrio.


Salud Mental, tan importante como la salud física


Resulta que una mente cansada comenzará a pasar factura al cuerpo y veremos tendencia a padecer de cuadros clínicos como migraña, dolor en las articulaciones, problemas gástricos, reducción de la capacidad visual, entre otros.

Es perfectamente entendible que el ritmo de vida que llevamos en la actualidad no nos deje mucho espacio para el descanso, sin embargo tenemos que hacer un gran sacrificio por nuestra tranquilidad y nuestra salud.

Entre las enfermedades más común que afectan a nuestra mente tenemos a la ansiedad, falta de memoria, estrés, depresión, entre otros que usualmente (ojo, no siempre pasa así) aparecen debido a causas externas como las preocupaciones por el día a día, los cambios a nivel laboral o académico, nuestras relaciones afectivas y así una larga lista que nos llevaría horas enumerar.




Una vez que logremos identificar el por qué de nuestra alteración mental, es importante tomar la alternativa de buscar ayuda profesional o, si aún sientes que puedes tomar la situación en tus manos, aplicar las siguientes recomendaciones:

Lo primero es un descanso reparador. Haz lo posible por dormir al menos siete horas continuas en la noche, sin elementos distractores como el celular o el televisor. Enfócate en desconectarte y dejar reposar al cerebro.

Practica ejercicios para el fortalecimiento de la memoria. Intenta con la asociación de olores con algún momento especial o realiza juegos de memoria, anotar palabras que comiencen por determinada letra en pocos segundos, agrupar datos en tu mente, entre otros.

Trata de realizar actividades con la mano contraria a la que usualmente utilizas.

Practica la meditación. Esto te hará desconectarte de los problemas que te afectan.

Dedica un momento de tu día a día para hacer algo que te guste, ya sea leer un libro, ver tu serie favorita, bañarte con esencias o lo que más te llame la atención. Es tu momento, disfrútalo.

Haz lo posible por llevar una alimentación balanceada, evitando el consumo de sustancias estimulantes, especialmente cuando se acerca la hora de dormir.

Lleva una vida más organizada, opta por anotar tus pendientes en una agenda o en una cartelera ya sea virtual o en físico.





Todos hemos pasado por momentos duros en los que sentimos que vamos a colapsar pero un gran paso es aceptar que algo no está bien. Buscar ayuda ya sea de un profesional o simplemente contar tus problemas a alguna persona de confianza, ayudará a aligerar tus mayores cargas. No dudes en abrir tu corazón pues tu mente te lo sabrá agradecer.

Tus comentarios siempre, SIEMPRE son muy importantes para mí pues en ellos me baso para realizar mis columnas, por eso te invito a escribirme al correo electrónico: [email protected]. Allí puedes dejar tus dudas, críticas y sugerencias.

Igualmente te invito a votar en la encuesta que encontrarás a continuación para indicar qué te pareció el tema de esta semana.

Les deseo una semana bonita y feliz y ¡Larga vida!








Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cargando...