ABC Financiero | N° 192



DE REGRESO: 
CON MÁS MEDIDAS ECONÓMICAS

Súper contentos y recargados de buenas energías, vibras y sobretodo de mucha información económica y financiera, regresamos después de estas dos merecidas semanas de vacaciones, comenzando otro año de trabajo junto a la familia RDN Digital, agradeciendo a todos por su mensajes por Emails y Twitter. No señores, no nos hemos ido, aquí seguimos, y vamos a entrar de una vez en materia, lo que les gusta a ustedes nuestros lectores de ABC Financiero.



Y es que nadie puede discutir que en estas dos últimas semanas a nivel económico en el país ocurrieron muchos eventos que cambian el ritmo de vida de los venezolanos, después que el presidente del país Nicolás Maduro, anunciara un nuevo paquete compuesto de siete (7) medidas económicas a aplicar a partir del pasado lunes 20 de agosto de 2018, un resumen de estas medidas fueron:



La devaluación de un 97% en la tasa de cambio oficial, asegurando Maduro que iríamos “hacia un nuevo sistema cambiario” con “un solo tipo de cambio fluctuante anclado al petro”. También declaró su intención de eliminar la impresión de dinero como mecanismo de financiamiento del gasto público, origen de la hiperinflación que todos padecemos en el país. Se crearía un impuesto a las transacciones financieras y el impuesto al valor agregado se incrementaría de 12 a 16%. Adicionalmente, decretó un aumento de 35 veces en el salario mínimo, junto con un bono compensatorio. El nuevo salario mínimo serían unos 30 dólares a la nueva tasa oficial. El precio de la gasolina (que hoy es prácticamente gratis) sería llevado a precios internacionales, una medida que se complementaría con un subsidio directo a la persona que tenga el carnet de la patria.

PERO ¿QUÉ HA PASADO DESPUÉS DEL MENCIONADO ANUNCIO?

Principalmente las mencionadas medidas carecen de elementos que permitan resolver sus dos (2) principales problemas: primero, la generación de las divisas necesarias para importar los productos que el país no es capaz de producir y segundo, el país no tiene cómo producir las cosas que ya no puede importar.

En primer lugar, las medidas anunciadas no dan un plan efectivo de cómo se va lograr conseguir o generar más divisas, ya que conocemos la creciente caída de la producción petrolera y la incapacidad para atraer inversión extranjera en un entorno que no garantiza los derechos de propiedad, ha forzado al país a reducir sus importaciones por habitante en 84% en los últimos cinco años.

Y en segundo lugar, el gobierno con la práctica de las expropiaciones, nacionalizaciones y regulaciones orientadas a apropiarse del flujo de caja del sector privado, han agotado al aparato industrial. Como dicen “todo lo que toca lo daña”.

En otras palabras, las últimas medidas económicas que nos trajo el gobierno, siguen atacando las consecuencias y no las causas que están generando la crisis económica venezolana.




Por ejemplo, con el incremento en el salario mínimo, Maduro no tiene cómo pagar el aumento de salario de los empleados públicos y los bonos decretados sin usar la impresión de dinero, porque solo en septiembre, el impacto de los anuncios (sin incorporar los efectos sobre pensionados y los tres meses de sueldos de la pequeña y mediana industria que el gobierno prometió asumir) equivaldría a 80% del dinero en circulación. El dinero ya viene duplicándose cada treinta días y la inflación supera el 125%. No salimos todavía de la hiperinflación, que llegó a nuestras vidas en noviembre de 2017.

Por otro lado, el gobierno publicó una nueva lista de precios acordados (ya no se llaman controlados) y detuvo a varios gerentes de tiendas por el llamado “remarcaje” de precios y especulación. En estos pocos días, los venezolanos se han abalanzado sobre las tiendas con lo poco que tienen, las colas se han multiplicado y la escasez ha arreciado. En mi caso particular, visité varias farmacias y supermercados en la ciudad de Caracas, y los anaqueles están vacíos, me pregunto cómo se va a reponer esos inventarios.

En mi opinión, estas medidas decretadas hasta ahora no están ayudando a salir de la crisis, mucho menos a bajar al innombrable dólar paralelo, no veo que estén llegando insumos a los hospitales, por ejemplo en esta semana el problema de la luz en Caracas, ha venido presentándose con más frecuencia, situación que solo ocurría en el interior del país.

Por más que el ejecutivo no quiera reconocer, necesita recobrar la confianza sobre lo que hace, y eso no se construye con más controles ni ofreciendo oro (lingoticos) a la población. Por ejemplo, como medidas para atacar las causas de la crisis tendría que manejarse en recuperar el acceso a divisas a través de un programa que contemple financiamiento multilateral extraordinario, una significativa reestructuración de deuda y la apertura del sector petrolero a la inversión privada, medidas que jamás se han mencionado.


Pueden enviar sus comentarios a nuestra cuenta de correo electrónico: [email protected] o seguir nuestros comentarios y avances por twitter a través de la cuenta:@rdn_economia.



Loading...




Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cargando...