ABC Financiero | N° 189


EL TEMOR AL ALZA DE LA GASOLINA

Recordando al pasado, todo comenzó en los años 1989, con la serie de fuertes protestas y disturbios conocido como el “Caracazo”, donde el ex Presidente Carlos Andrés Pérez quiso imponer a través de un programa de ajustes y de medidas económicas, financieras y fiscales, promovido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), al que se le llamó "Paquete Económico", también conocido como "El Gran Viraje", concebido para generar cambios sustanciales en la economía del país dentro del modelo neoliberal.



Una de las principales medidas anunciadas fue el aumento anual en el mercado nacional, durante 3 años, de los precios de productos derivados del petróleo, con un primer aumento promedio del 100% en el precio de la gasolina.



A partir de ese gran marcado acontecimiento, el tema del incremento del combustible se convirtió en un tema delicado y diría que con temor, tanto para el gobierno de Hugo Chávez como de Nicolás Maduro.

No fue hasta el año 2016, donde Maduro no le quedó de otra que autorizar el primer aumento en 20 años, de entre 1.328% y 6.566%, pero el valor siguió siendo más representativo que ajustado al costo real de producción. En otras palabras, con un dólar se pueden comprar 3,5 millones de litros de gasolina, equivalentes al mercado paralelo. Y la frase más común referente, es “más caro comprar un litro de agua que de gasolina”.

Ahora bien, el pasado domingo 29 de julio, Maduro anunció, por segunda vez en su mandato, que revisará los precios de gasolina para ajustarlos a la nueva reconversión monetaria que iniciará el próximo 20 de agosto de este año. Y es ahí donde todos tuvimos el mismo pensamiento, un incremento solapado de la gasolina.

Para el diputado y miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, José Guerra señaló en su columna de cada domingo que “el designado por Chávez para dirigir al país, se le ha ocurrido la ingeniosa idea de dispensar la gasolina según el Carnet de la Patria, instrumento tecnológico para la sumisión política. Se ha podido conocer que piensa el gobierno establecer dos precios para el combustible según se tenga o no se tenga el carnet. Si hay un precio altamente subsidiado para el combustible vendido con el carnet y otro precio elevado para quienes no tengan el carnet, el escenario más probable va ser que quienes obtengan la gasolina subsidiada van a comprar en exceso ese bien para revenderla en un mercado negro de la gasolina que con toda seguridad va a surgir, como resultado de esa forma de control de precios”.



Lo cierto, que aunque el consumo de gasolina en el país bajó, entre otros, por la salida de circulación de 90% del transporte público ante la falta de repuestos (según gremios), un doble precio del combustible va a traer por un lado corrupción, por el otro, mas incrementos de precios, que con la hiperinflación que tenemos de más de ocho meses, terminará de darle el “knockout” a la economía del país; no estoy opinando que no debería incrementar el valor de la gasolina, porque tanto subsidio iba a traer sus consecuencias tarde o temprano, sino que siguen sin establecer medidas coherentes para erradicar la hiperinflación que padecemos los venezolanos.

La reconversión monetaria del próximo 20 de agosto, indiscutiblemente traerá más consecuencias que soluciones, otra medida que buscar maquillar los errores del pasado, las malas decisiones de los gobernantes, y somos los venezolanos que seguimos aguantando contra las cuerdas tal semejante paliza a nuestros bolsillos.



Pueden enviar sus comentarios a nuestra cuenta de correo electrónico: [email protected] o seguir nuestros comentarios y avances por twitter a través de la cuenta:@rdn_economia.





Share this post!

0 comentarios :

Publicar un comentario

Cargando...