Lunes | 19/02/2018







Leer más!

Nacimiento | 19FEB




Leer más!

Fallecimiento | 19FEB



Leer más!

ABC Financiero | N° 165


DINERO PLÁSTICO

En la Venezuela de hoy en día, nos han estado llevando cada vez más a apostar en la banca electrónica al “dinero plástico”, bien sea por la escasez padecida del bolívar o porque indiscutiblemente posee una gama de beneficios el uso de esta herramienta, ya que nos permite ahorrarnos muchas tareas de la vida cotidiana, como lo son por ejemplo: el pago de los servicios básicos de luz, agua, teléfono y cable, o hacerle transferencias y pagos electrónicos a terceros, todo ello sin necesidad de ir al tedioso banco. 



sin embargo, hay que ser cautelosos, debemos tener cuidado con el fraude financiero electrónico, tema actualmente muy estudiado y analizado, con el fin de entender sus formas y consecuencias, ya que todos los que usamos esta modalidad estamos muy expuestos; es por ello que le he traídos los siguientes consejos para evitar el fraude financiero electrónico, a saber:






1. Hay que conocer primeramente los tipos de fraudes más comunes en Latinoamérica, como lo son:

• Clonación de tarjetas de crédito/débito (y ahora con el reciente incremento de los límites máximos para financiamientos con tarjetas de crédito “dinero plástico” a 120.000 Unidades Tributarias lo que equivale a un monto máximo de Bs. 36.000.000, antes el máximo era de Bs 9.000.000) ¡Mucha precaución! 
• Transacciones fraudulentas con cajeros automáticos.
• Fraudes relacionados con las claves de banca electrónica de los usuarios. Con estas claves, los delincuentes realizan transferencias de cuentas de clientes hacia otras personas y luego realizan retiros en efectivo.
• Ofertas en página web de productos o servicios que no existen.
• Suplantación de identidad, es decir que los delincuentes abren cuentas o realizan transacciones a nombre de las personas a las que les han robado su cédula o pasaporte.







2. Las herramientas que los delincuentes manejan para realizar el fraude financiero electrónico son:

El Phishing, consiste en obtener todos los datos del usuario, claves, cuentas bancarias, números de tarjetas de crédito entre otros, a través de un correo electrónico en el que engañan al usuario haciéndole creer que debe enviar sus claves o datos para confirmación o actualización de datos. 
El Phaming, en esta modalidad el delincuente re-direcciona al usuario a una página que se ve como la original de su banco y que recogerá las claves confidenciales cuando el usuario las digite.
El Malware bancario, los troyanos y keyloggers son todos programas utilizados para fines delictivos, como por ejemplo aquellos diseñados para captar y grabar las teclas que el usuario digita cuando ingresa su clave en una página web.
• Al momento en que una persona entrega su tarjeta de crédito en un local comercial, el delincuente la pasa por un aparato llamado Skimmer que graba la información de la banda magnética de la tarjeta y luego la graba en una tarjeta falsa.






3. ¿Cómo puedes protegerte?

• No suministres datos personales, claves u otros datos a través de correos electrónicos, operadores telefónicos ni mensajes de textos. En caso de tener dudas, comunícate solo con los números oficiales del banco.
• No hagas click en enlaces procedentes de otros sitios. Lo más recomendable es escribir la dirección exacta de la página en la barra del navegador.
• Nunca lleve con usted todas sus tarjetas.
• Revise constantemente sus consumos para que pueda detectar cualquier irregularidad.
• Nunca escriba su clave, memorícela y cámbiela cada cierto tiempo.
• Lleve siempre el número de contacto de la tarjeta de crédito para reportar robos.
• Evita ingresar a la página web del banco desde un cybercafé, o lugares públicos.
• Instala un firewall (corta fuego) y un antivirus en tu computador personal o dispositivo móvil. Actualízalo frecuentemente.






4. De acuerdo con la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (SUDEBAN), si usted resulta afectado por un fraude electrónico debe seguir tres pasos:

• Formalizar el reclamo: Esto debe efectuarse ante la institución bancaria respectiva, específicamente ante la Unidad de Atención al Usuario, donde deben darle respuesta entre 15 y 20 días continuos a su reclamo.
• Recurrir al Defensor al Cliente: En caso de que su reclamo no sea procedente, el trámite debe pasar de manera automática al Defensor al Cliente y Usuario Bancario, quien debe darle respuesta en 20 días continuos. 
• Acudir ante la SUDEBAN: Si las instituciones bancarias respectivas no han dado respuesta en los plazos previstos en los anteriores pasos, debe presentar su reclamo ante las oficinas de la SUDEBAN.

Pueden enviar sus comentarios a nuestra cuenta de correo electrónico: [email protected] o seguir nuestros comentarios y avances por twitter a través de la cuenta: @RDN_Economia.

Leer más!

Todos los Martes


Leer más!

Todos los Días


Leer más!